22
Mar

Cuidado con el Marketing Viral!

Written on March 22, 2007 by Ignacio Gafo in Branding

Dentro del trabajo de todo Brand Manager está el cuidar que lo que se dice de nuestra marca es adecuado y en línea con lo que queremos transmitir. Cosa que no es nada fácil pues hay muchas formas de comunicación que no controlamos. Lo anterior es especialmente cierto hoy en día con el auge de Internet, y el enorme potencial que ha tomado el Viral Marketing.

actimel_0%_microondas.jpg


De acuerdo a Wikipedia, el Marketing Viral se puede definir de esta manera:

Viral marketing and viral advertising refer to marketing techniques that use pre-existing social networks to produce increases in brand awareness, through self-replicating viral processes, analogous to the spread of pathological and computer viruses. It can often be word-of-mouth delivered and enhanced online; it can harness the network effect of the Internet and can be very useful in reaching a large number of people rapidly.

Si dicen algo positivo de nosotros perfecto, pero como sea negativo, tenemos un problema que tenemos que tratar.

Ayer recibí un email sobre Actimel (ver final del mensaje). No es objeto de este blog entrar en si lo que dice es cierto o no. Pero sí dejar constancia del daño que este tipo de mensajes pueden hacer. Ignoro si lo que se dice o no es cierto, e ignoro también la fuente del mismo, pero si sé que este mensaje está circulando por la red, dañando en gran medida nuestra trabajada reputación.

El cómo hacerle frente es muy complicado, pero por lo menos sí tenemos que estar muy atentos a los mismos, y buscar formas de hacerle frente..

Ante esto me planteo dos cosas:

1.¿Cómo podemos estar informados de estos mensajes?
2. ¿Cómo podemos hacerlos frente?

La respuesta es difícil y espero vuestros comentarios. Estaréis conmigo en que no lo podemos dejar estar.

Prof. Ignacio Gafo

Asunto: RE: ACTIMEL

ACTIMEL: para tener en cuenta
Algunas cosas interesantes sobre el ACTIMEL:

El ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.CASEI. Esta sustancia es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente” olvida” que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años.
En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias.
La Secretaría de Salud obligó a ACTIMEL a indicar en su publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe (p.ej. “desafío actimel: consúmalo durante 14 días” o “haga de agosto su actimel”).
Si una madre decide completar la dieta con ACTIMEL, no percibe
ningún aviso sobre su inconveniencia y no ve que puede estar haciendo
un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones
publicitarias para impulsar los negocios.

¡¡¡PÁSALO¡¡¡

Comments

Teresa Requena March 26, 2007 - 12:07 am

Estoy de acuerdo en que ante este tipo de mensajes, la pregunta clave es ¿qué podemos hacer con estos mensajes? Seguramente la mejor manera de combatirlos es frenar su difusión, pero aún actuando así, yo he recibido el mensaje mencionado por más de tres vías diferentes. El detonador de la transmisión de estos mensajes es la alarma que generan sobre si son o no ciertos y por si acaso se envían a otros posibles afectados. El objetivo se facilita si la diana de ataque es un producto fácilmente reconocible y es atacado sobre las características que le identifica. La cadena se inicia, es difícil frenarla y puede dañar hasta a la marca más reputada.
Sólo que ante el mensaje sobre Actimel uno no puede ignorar ni dejar de denunciar que constituye una falsedad, incluso parece ideada con tintes de perversidad. La única certeza que contiene es la primera frase del mensaje, en la que se anuncia que el producto contiene una bacteria, es decir, un microorganismo. El contenido del resto del mensaje apoyado en el supuesto de que este organismo, aunque microscópico, sea generado por cualquier otro organismo supone entrar en el campo de la ciencia-ficción. La falsedad del mensaje avanza como acto de perversidad cuando sitúa su blanco de acusación en que la supuesta ventaja del producto sea para una población minoritaria con deficiencias metabólicas (aunque en esta caso sea también ficticia por la imposibilidad de su existencia) y la población más susceptible del perjuicio sea la infantil, con un mensaje explícito hacia las madres de poner en riesgo la salud de sus hijos. Parece claro que se pretende perjudicar a un producto debido a su propio éxito, tanto comercial y publicitario (el tipo de envase y la publicidad del producto han sido copiados por otras marcas comerciales) como por los estudios que verifican que esta bacteria, Lactobacillus casei, tiene beneficios contrastables en la salud. Que todos los días comemos bacterias como L. casei en quesos, yogures, leches fermentadas, embutidos curados, encurtidos, etc., y que gracias a ellas podemos disfrutar de las características apreciadas de estos alimentos, es la información que es necesario transmitir al consumidor, y también que debemos contar con estos microorganismos y otros similares para disfrutar de una alimentación variada y de calidad que sirva de apoyo a nuestro deleite y a nuestro bienestar.
Combatir estos mensajes fraudulentos y dañinos usando sus mismas vías de comunicación es correr el riesgo de caer en una misma canasta que ya contiene manzanas podridas. Que creciera la confianza de los consumidores en las instituciones encargadas de velar por su salud y de evitar el empleo de publicidad engañosa, así como de fomentar el beneficio social y económico generado por la innovación y desarrollo empresarial, y que los avances en investigación y en el conocimiento científico fueran divulgados de manera permanente y comprensible a la población, edificarían en la sociedad cimientos imperturbables a las agresiones interesadas de los que, exaltados por el atrevimiento de su propia ignorancia y por el anonimato, abusan de estas vías de comunicación de tan amplia difusión.

montse March 28, 2007 - 12:09 am

Hola, us passo informació d’interès sobre Actimel.
“Se trata de un bulo originario de Argentina y es totalmente falso y erróneo; no tiene ningún tipo de respaldo. La Secretaría de Salud de Argentina, país donde La Serenísima comercializa Actimel, nunca ha realizado las manifestaciones que constan en este correo electrónico y, por supuesto, nunca ha prohibido ni ha recomendado limitar el consumo de este producto. El cuerpo humano no genera ningún tipo de bacteria y, por lo tanto, es absolutamente imposible que nuestro organismo deje de generar L. Casei, cuando ni tan siquiera lo produce. El consumo de Actimel no está restringido a ningún tramo de edad ni a una duración limitada en el tiempo. Como todo alimento, puede ser consumido regularmente en el marco de una dieta equilibrada. Actimel no surge como medicamento y su patente no ha sido comprada. Actimel surge fruto del trabajo en innovación e investigación de Danone en el mercado de las leches fermentadas, y fue la propia empresa quien pilotó y desarrolló el producto en su centro mundial de investigación, con base en París, Danone Research.”

Podreu llegir el comunicat oficial de Danone a la web http://www.danone.es

Crsitina Castellote y Francisco J Pérez-Cano March 28, 2007 - 9:12 am

Con respecto a la información que circula en estos momentos por Internet acerca del “Marketing viral” y en concreto de Actimel®, como profesores de Fisiología de la Universidad de Barcelona, creemos oportuno e indispensable clarificar la falta de veracidad de los contenidos que contiene dicha información. Actimel® es una leche fermentada con las bacterias tradicionales del yogur y con la cepa probiótica Lactobacillus casei DN 114 001, por tanto, nos estamos refiriendo a un microorganismo, a una bacteria y no a una “substancia” como indica el comentario. Asimismo, dicha “substancia” no puede ser producida por el organismo, tal y como se menciona. Constituye una aberración promover la idea errónea de que un microorganismo puede ser elaborado por el organismo humano. En resumen, en base a la falsedad de la información de partida y del conjunto del texto, no puede concederse crédito a ninguno de los aspectos que contiene dicha “desinformación”.

Ignacio Gafo March 29, 2007 - 4:15 pm

Creo que es obvio pero lo aclaro: El objeto de este blog no es criticar a Actimel, sino señalar lo dañino que puede resultar el Marketing Viral para nuestra marca.
Dicho esto, paso a comentar vuestras respuestas. Por lo que comentáis parece claro que la noticia es falsa. El problema es que la gente lo recibe y no se plantea en la mayoría de los casos si es cierto o no. Lo asumen como verdadero y el daño está hecho.
Algunas consideraciones:
1. Estamos en primer lugar ante un dilema ético, que es el punto de partida. Este tipo de comunicaciones es destructivo y encima puede no estar fundamentado como puede ser este caso. Hacerlo está contar todo mínimo ético.
2. La empresa tiene la opción de hacer caso omiso, como parece haber hechoDanone(corregidme, pero no he leído nada de la marca defendiéndose).
3. Y la empresa también puede defenderse utilizando sus vías formales de comunicación. Entre otras opciones se me ocurre el publicar información científica y objetiva vía web o través de comunicados de prensa.
Como veis, es algo complejo, que no podemos obviar.

ErioL April 23, 2007 - 4:12 am

Todo esto es cierto. No podemos hacer caso omiso o quedarnos con la primera informacion que nos llega por mail.
Es ciero tambien que Danone no ha respondido hasta los 20 dias de la informacion en su propia web. Alegando que el bulo carecia de respaldo i como aqui decis, atenta contra la ética professional al no reconnocer la ardua tarea de crear un producto tan novedoso en sus laboratorios, y bla, blabla, bla.
Esa ética de la qual se està tomando aqui como estandarte, solo responde a la ética de mercado. La qual rompe con la esencia misma del concepto de ética cuando antepone la perdida de clientela a la salud pública de la sociedad.
La empresa DANONE S.A. sacó hace ya unos cuantos años un producto al mercado conveciendo (o al menos intentandolo)al consumido de que su leche fermentada con l.casei reforzaria sus defensas naturales y su flora intestinal entre muchas otras patrañas mas. Toda esa publicidad engañosa se ve obligadamente desmentida por la OCU(Organización de Consumidores y Usuarios ) a partir de un estudio de la AFSS(Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos. En la que se refleja la única informacion positiva; “Actimel, al igual que muchos otros productos, participa en el fortalecimiento de las defensas naturales del organismo”. Pero todo esto llega despues de que DANONE ya sume cifras millonarias derivadas de los ingressos por los maravollosos potecitos de 100 cl. que tanto necessitamos cada dia para estar mejor.
Cuando nos ponemos a imaginar la cantidad de beneficios que esta empresa gana con la venta de un producto así, es inevitable pensar en las barreras legales que interpondrà a los estudios bioquimicos i científicos que puedan hacerse en contra. Y de las desligitimaciones que por supuesto sus leales afiliados asalariados estaran dispuestos a contra-informar. Siempre a favor de su sustento, no a favor de la verdad. Y la verdad no podrá saberse. AL menos de momento, hasta que no haya libertad o interés por la verdadera coherencia cientifica que es lo que le da respaldo a la vida sana. Hasta que no dejemos de preocuparnos por la ventas menos que por la verdadera salud. Y hasta que no entienda usted Sr. Gafo que el verdadero Marketing Viral sòn precisamente ustedes.
Sòn ustedes los que anulan toda informacion diferente y alternativa, toda aquella que atente contra las empresas que representan. No les interesa que se publiquen estudios sobre la verdad científica si desfavorecen el nombre de sus dueños. Solo les interesa el control y los metodos para vencer el descontrol y la desobediencia.
Sin nada mas que añadir le dedico mi mas enfatico saludo.
Gracias.

Alberto May 31, 2007 - 10:53 pm

Es que esto del Mrketing Viral se puede ir fácilmente de las manos. Y si no que se lo digan a Steven Furtik:

http://ariadnayelhilo.blogspot.com/2007/03/efecto-bola-de-nieve-y-viral-marketing.html

JHANSEN June 12, 2007 - 1:49 am

Y AL FINAL !!! EL ACTIMEL SIRVE O NO SIRVE ? ES DAÑINO O NO ?

jose ignacio gafo July 10, 2007 - 6:27 pm

La verdad es que no lo sé, y tampoco creo que sea el objetivo…
Como ves, se crea la duda en el cliente final y se produce el daño al cliente.
Como Marca no te queda otra que estar al tanto y tratar de minimizar o eliminar el daño que te puedan hacer a través de esta forma de comunicación.

Augusto August 2, 2007 - 5:47 pm

Se presentó un proyecto de ley en el que se fundamenta que el LCASEI tiene esa contraindicación.
Puede verse en http://www.diputados.gov.ar y buscarlo por el proyecto 1405-D-2007.
Ateniéndonos a las circunstancias del caso, podemos deducir que si los fundamentos de tal proyecto de ley son exactos, encontraríamos una gran resistencia en que sea aprobado por parte de las empresas que comercializan el producto. En definitiva las empresas buscan lucrar con el producto y es probable que desmientan cualquier información que ponga en riesgo ese lucro.

Ingeniera en alimentos March 6, 2008 - 1:46 am

Soy Ingeniera en Alimentos y quería opinar acerca del proyecto de ley 1405-D-2007 “BACTERIA “L CASEI DEFENSIS”: OBLIGATORIEDAD DE INCLUIR UNA LEYENDA EN PRODUCTOS ALIMENTICIOS DE CONSUMO HUMANO, ADVIRTIENDO SUS CONTRAINDICACIONES”

Para acceder al proyecto de ley 1405-D-2007: http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=1405-D-2007

En primer lugar, quiero aclarar que esto no pretende ser una defensa o un ataque al producto ACTIMEL en sí mismo, ni de los recursos publicitarios utilizados por la empresa elaboradora.

Un alimento que provee L. Casei Defensis se conoce como alimento funcional, hacia el final de este comentario hay información acerca de este tipo de alimentos.
Lo importante es que ningún organismo elabora bacterias, es decir, no las genera, simplemente éstas se hospedan en nuestro intestino, su incorporación
es siempre externa. La forma externa de incorporarlo podría ser a través de un alimento (ej. ACTIMEL). Hay otros alimentos que proveen este tipo de bacterias YAKULT, ACTIVIA, SANCOR BIO, etc.

Todos alimentos son aprobados por las autoridades sanitarias competentes en el lugar donde está instalada la planta elaboradora. De ninguna manera podemos considerar que los alimentos a los que se refiere el proyecto de ley 1405-D-2007, son medicamentos, de ser así la autoridad sanitaria interviniente no le hubiera otorgado un RNPA (Registro Nacional de Producto Alimenticio).

Entendiendo que la intención del proyecto de ley 1405-D-2007es “frenar” la publicidad de cierta manera “engañosa” de los “mágicos” efectos de estos alimentos;
este control sobre la información sobre los alimentos difundida en cualquier medio de comunicación está contemplado en la Disposición 4980/2005 de la
Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). En mi opinión lo que actualmente ocurre es que no se aplica con el correspondiente rigor esta disposición.

ALIMENTOS FUNCIONALES:
El colon es uno de los órganos metabólicamente más activos del cuerpo
humano, y juega un papel muy importante en la nutrición y en la salud.
Dentro los distintos componentes de la microflora colónica se encuentran
algunas bacterias (bifidobacterias y lactobacilos) que impiden el
crecimiento de bacterias nocivas para la salud humana y, por ello, en la
actualidad hay un gran interés en mejorar el desarrollo de las bacterias
benéficas disminuyendo, así, el crecimiento de las potencialmente patógenas.
NINGÚN ORGANISMO ELABORA BACTERIAS, ES DECIR, NO LAS GENERA, SIMPLEMENTE
ÉSTAS SE HOSPEDAN EN NUESTRO INTESTINO. SU INCORPORACIÓN ES SIEMPRE EXTERNA.
Durante la vida intrauterina, la luz intestinal permanece estéril pero la
colonización comienza inmediatamente luego del nacimiento y alcanza una
estabilidad duradera hacia el primer año de vida. Dicha estabilidad puede
ser alterada durante episodios de infecciones intestinales, tratamientos
antibióticos, inmunodeficiencias transitorias o crónicas y en la vejez. La
flora intestinal está siempre activa y se renueva aproximadamente cada 48
horas. Un factor externo que incide en la composición de la flora es la
dieta y esto es particularmente evidente durante la lactancia.
Existen 3 estrategias alimentarias que promueven el mantenimiento de un
equilibrio mas saludable de la microflora intestinal, consistentes en la
alteración beneficiosa de su composición, mediante el incremento de las
cantidades de bifidobacterias, de lactobacilos o de ambos basadas en la
utilización de prebióticos, probióticos y simbióticos.
Los probióticos son microorganismos vivos reconocidos como habitantes
normales del intestino humano que, al ser ingeridos, potencian las
propiedades de la flora intestinal y contribuyen a mejorar la salud. Las
bacterias probióticas suelen vehiculizarse a través de los lácteos,
específicamente mediante las leches fermentadas y los yogures rotulados con
“probio”, “GG” y “biopuritas”. La FDA los reconoce como ingredientes seguros
para los cuales no es necesario establecer limites máximos permitidos en
alimentos.
Los prebióticos son ingredientes alimentarios (hidratos de carbono no
digeribles) que poseen un efecto favorable sobre la flora intestinal ya que
estimulan selectivamente el crecimiento de bacterias benéficas.
Los simbióticos son la combinación de pre y probióticos.
Tanto los prebióticos como los probióticos son considerados alimentos
funcionales, y se definen, como aquellos alimentos que contienen un
componente, sea o no un nutriente, que afecta una o varias funciones del
organismo en forma específica y positiva, promoviendo un efecto fisiológico
que va más allá de su valor nutritivo tradicional. La función de los mismos
es mantener o mejorar el estado de salud y bienestar y reducir el riesgo de
padecer enfermedades.

jerazo March 16, 2008 - 6:00 am

PERO LA PUCHA, ME SIRVE O NO ME SIRVE EL ACTIMEL?
LO TOMO O NO LO TOMO? LO TOMO, NO LO TOMO, LO TOMO , NO LO TOMO….

Bioing Paduan March 16, 2008 - 6:07 am

segun la OMSA (Organisacion Mundial Salud Alimenticia) la bacteria L Casei proviene del queso probolone, y las aceitunas en salmuera, en especial esas q tienen morron adentro, q le gusta mas a la bacteria. En las aceitunas negras no hay bacterias, porq nose, parece q creen q ya estan vencidas o algo asi, entonces medio q se meten en el paquete de las verdes antes q las cierren, asi pueden ir comiendo aceitunas hasta q uno compra el paquete, y ahi se las come junto con las aceitunas.
Todabia no se sabe bien como entran al queso, pero se sospecha q alguien las pone ahi a proposito.

sin mas, mis afectos
Bioing. Paduan Mar. 321531385-002

Ingeniera en alimentos March 21, 2008 - 12:17 am

En Argentina, el 19/03/08 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y
Tecnología Médica (ANMAT) informó acerca de productos que contienen
lactobacillus casei

En referencia a notas periodísticas aparecidas en el día de la fecha
referidas a la inquietud surgida por parte del Defensor del pueblo de la
Provincia de Formosa sobre el supuesto efecto nocivo de productos que
contienen lactobacillus casei, la ANMAT informa:
1. No existe ninguna prueba científica que avale la afirmación de que el
Lactobacillus Casei sea nocivo para la salud. Por el contrario, existe
frondosa literatura científica que sostiene que es benéfico. En ese sentido,
la ANMAT oportunamente ha publicado en su página Web información al respecto
http://www.anmat.gov.ar/consumidores/alimentos/Alimentos_Funcionales_Probioticos.pdf
2. Además de la opinión de sus propios especialistas, esta Administración ha
consultado al Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA-CONICET), que
es el principal Instituto de Investigación en esta área en el país. Cabe
aclarar que no existe ninguna hormona en ningún ser viviente que produzca
bacterias, por lo cual es absolutamente imposible que la ingesta de un
alimento conteniendo una bacteria inhiba una supuesta hormona capaz de
producir “naturalmente” esa bacteria en el organismo humano. Para mayor
información puede consultarse la página Web de CERELA http://www.cerela.org.ar
3. Los productos aludidos se encuentran todos aprobados para la
comercialización por las autoridades jurisdiccionales competentes.
4. El Lactobacilo Casei y otros lactobacilos, forman parte de un gran número
de productos lácteos y otros alimentos.
5. Las objeciones de la ANMAT para las marcas ACTIMEL y ACTIVIA están
relacionadas con las formas publicitarias que adoptan las empresas
elaboradoras de esos productos, ya que – a entender de este Organismo- no se
ajustan adecuadamente a las normas del Código Alimentario Argentino (CAA).
6. En relación al punto anterior -publicidad de alimentos-, las actuales
autoridades de la ANMAT están revisando las disposiciones vigentes a fin de
introducir modificaciones que eviten ambigüedades en la interpretación de
las normas y permitan cumplir cabalmente con el espíritu de CAA.

Marina June 18, 2010 - 3:01 pm

En Argentina y en cualquier país. Yo vivo en España y la publicidad engañosa en alimentacion es de verguenza, sobre todo la de comidas que toman los niños, como suele ser el caso de actimel, que lo compramos todas como tontas por si acaso. Las bebidas de leche con toneladas de azucar, los zumos… algunas empresas afirman que un zumo de brik es tan sano o más que la fruta fresca por las vitaminas que les ponen (si no me creen, visiten este link: http://www.agroterra.com/noticias/citricos/ava-asaja-tilda-los-anuncios-de-don-simon-de-burla-al-consumidor-y-exige-que-se-retiren/19998#comment). Menos mal que al menos por internet la información circula!

Juancho September 8, 2010 - 11:30 am

Don Simon con sus zumos sugiere o trata de conducir al engaño al comparar las propiedades de los cítricos frescos y su zumo natural con los jugos industriales lo que es ofensivo para la inteligencia de los consumidores

Alex October 9, 2010 - 5:08 pm

Hay que tener bastante cuidado con los mensajes publicitarios ya que son muchas las empresas que los utilizan para enviarnos mensajes confusos y ,mentirosos con el único objeto de que compremos sus productos, y claro comprar una cosa pensando que tiene una propiedades que son mentira pues que quereis que os diga, se te quitan las ganas de volver a comprarlo, eso es lo que pasa con los zumos de Don Simon que nos los venden como los más de lo más y luego son lo que son (de concentrado).
http://www.parentesys.es/La-publicidad-de-don-simon-35083

Leave a Comment

*