14
Mar

Desde el Retail

Adjunto link al post del blog de Angel Bonet referido a los grandes cambios que se están produciendo en el mercado, consecuencia en gran parte del desarrollo digital. En dicho blog se plantea cómo mejorar la relación de las marcas con sus consumidores en un entorno cada vez más complejo y diversificado (http://www.angelbonet.com/2012/03/la-empresa-de-nuestros-hijos/)

Del citado post me gustaría destacar los datos referidos al uso de redes sociales por las empresas, donde se dibuja un escenario de dificultades para entenderlas e integrarlas en su negocio, así como una baja adaptación de estructuras y alto desconocimiento detallado de su realidad.

¿Realmente resulta sorprendente este dato?

Tal vez no lo sea tanto si consideramos la velocidad y magnitud de los cambios que se están produciendo.

La irrupción de la tecnología digital está revolucionando día a día la forma de gestión del marketing en las empresas. En todas sus áreas, pero especialmente en las más directamente relacionadas con sus elementos estratégicos.

Los cambios en el perfil del consumidor y su comportamiento de compra se traducen directamente en la necesidad de adaptar la propuesta de valor de las marcas para seguir siendo competitivas, y como consecuencia la necesidad de revisar también de forma continua los elementos más estratégicos en su área comercial, ya sea en temas relativos a producto, comunicación, precios o distribución.

Dentro del área de la distribución y retailing este dinamismo e innovación es especialmente destacable, tanto por los propios cambios que están teniendo lugar como por la facilidad de acceder a  información continua sobre novedades notorias, allá donde se produzcan.

El resultado es un dibujo equivalente al Big Bang, con formatos, propuestas, actividades, aplicaciones y posicionamientos en continua explosión y sin perspectiva de tener límite (http://trendwatching.com/trends/retailrenaissance/).

No sería por tanto extraño que cualquier responsable de definir los canales y elementos de distribución de un producto para integrarlos en el comportamiento del consumidor y así aportarle valor, sienta cierto vértigo ante la decisión sobre a qué opciones lanzarse y cuales desdeñar, en qué propuestas adoptar un papel de liderazgo y en qué otras ser seguidor. O sencillamente obviarlas.

Y en este Big Bang destaca especialmente la progresiva integración de los mundos online y offline.

En un fenómeno que permite al consumidor algo absolutamente revolucionario como es desarrollar todo su proceso de compra, en una compra planificada, como si de una compra por impulso se tratase. En el mismo momento, y en el mismo lugar.

Dentro del punto de venta se pueden desarrollar todas las fases del proceso de compra más exigente. Para ello, el comprador tiene el acceso a toda la información a través de un Smartphone desde el que buscar ayuda durante la compra (70%), encontrar un detallista (54%), comparar precios (49%), conseguir promociones o cupones (48%), revisar especificaciones de producto (44%) o comprobar la disponibilidad de stock (34%) en distintas tiendas (Google.com). Y si quiere contrastar la información, siempre puede confiar en comentarios de amigos (55%) o incluso de desconocidos (40%) colgados en la web (TNS News for Growth Marzo 2012).

Como resultado, un 74% de usuarios de smartphones realizan sus compras ayudados por una búsqueda en su móvil, aunque la compra final se produzca en tienda (76%), en el ordenador (54%) o directamente por medio del teléfono (39%)  (http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=CjUcq_E4I-s)

Si. Resulta algo más que sorprendente

Definitivamente, la falta de integración en el negocio, la baja adaptación de estructuras y el alto desconocimiento detallado de la realidad relativa a redes sociales y la tecnología móvil utilizable por el consumidor en su comportamiento de compra resulta algo más que sorprendente.

Y aquellas empresas que no estén en un claro proceso de asimilación y uso intensivo de ellas se van a ver enfrentadas a una brecha digital irrecuperable, enfrentadas a un consumidor nacido digital al que no entienden, y a un proceso de compra en el que no van a saber participar.

Saludos muy cordiales

Comments

Ramon sole April 6, 2012 - 9:33 am

Excelente articulo Roberto: estructuras retail analogicas en tiempos digitales,..el big bang ya esta en marcha. El cliente siempre tiene la razon y ahora ademas dispone de unos medios de telecomunicacion que lo equiparan o incluso superan a los del retailer. Muchas gracias.

Leave a Comment

*