21
Nov

Desde el Retail

Queda ya lejos el lanzamiento del catálogo de Ikea del año 2009, donde la marca incluía en sobreimpresión el precio de los productos de Ikea que aparecían en diversas películas entonces en cartel. Se trataba de una de las más notorias acciones de publicidad no convencional mediante el uso de un product placement total.

YouTube Preview Image

La evolución de esta acción de Ikea, tan solo tres años más tarde, se recoge en el término de shoppable videos.  A partir de ellos, los consumidores expuestos a una pieza de comunicación en video se pueden informar de los productos que aparecen en este, parar durante unos momentos el visionado e ir al producto comunicado para proceder a su compra en la página web de la marca.

Si bien algunas empresas detallistas ya habían avanzado en esta tecnología, el impulso definitivo parece dárselo  YouTube al permitir destacar los productos en venta que aparecen en sus videos.

YouTube Preview Image

Acciones en el mismo sentido están siendo desarrolladas por diversas empresas, como Target. Este detallista ha desarrollado varias miniseries de tipo romántico donde se van destacando todos los productos a  medida que  aparecen para acceder a su compra, sea en la categoría que sea. http://fallingforyou.target.com/

Los shoppable videos son utilizables en distintas piezas de  comunicación, como miniseries, películas, show de televisión, entrevistas, videos musicales, reportajes o anuncios de publicidad online. Cualquier soporte en video permite convertirse en una herramienta de comunicación y venta inmediata. Veo, quiero, me informo, compro. http://www.fastcodesign.com/1669527/watch-the-worlds-first-shoppable-music-video

Es aplicable prácticamente en cualquier categoría (ropa, joyas, equipamiento de decoración del hogar, muebles, perfumes, accesorios ¿realmente hay alguna categoría donde no sea utilizable?) al facilitar más fácilmente  la activación del deseo . Si bien su inicio está fuertemente asociado a la moda y  productos de lujo, la incorporación de empresas como Targer o Kmart aseguran una rápida expansión de las categorías incluidas. Veo, quiero, me informo, compro.    https://www.facebook.com/neimanmarcus/app_379524785439883?ref=ts

Y es insertable en diversos soportes de comunicación, como sitios web de la marca, redes sociales, o canales interactivos de emisión de comunicación, como el propio YouTube.

¿Cuál es su principal valor? Permite integrar totalmente distintas fases del proceso de compra (desde activación del deseo, búsqueda de información, y compra) sin ninguna ruptura entre ellas, ya que une totalmente los objetivos de información y entretenimiento. Y permite optimizar la función de cada fase independientemente, llevando al máximo las posibilidades de generación de deseo, especialmente en relación con la comunicación de los elementos emocionales y aspiracionales del producto.

Pero por encima de todo su principal valor es que abre una nueva vía para desarrollar la experiencia de compra en la venta online, para seguir reduciendo el gap con la experiencia aportada por las tiendas físicas.

Veo, quiero,  me informo, compro.

Saludos muy cordiales

Comments

Natalie-posicionamiento November 22, 2012 - 3:18 am

Sólo quiero acotar que esto es facilitado por las tarjetas de crédito/débito que al tener un grado grande de penetración en las personas, valida el círculo expuesto. Pero ¿qué pasa con un usuario desbancarizado? o más bien ¿destarjetizado?

Saludos desde posicionamiento
, Chile

Germán Piñeiro Vázquez November 23, 2012 - 6:16 pm

Está claro que el proceso de decisión de compra del consumidor se ha visto alterado tras los cambios sociales y tecnológicos acontecidos en las últimas décadas.

Camila November 27, 2012 - 1:24 pm

Gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales cada es más fácil mostrar los productos a más personas y facilitar el proceso de compra.

Leave a Comment

*